Hoy me miré en tus ojos,

Y reflejada en tus pupilas

Atravesé la inmensidad del océano.

Una alondra llegó a ti

Exhausta, por el largo vuelo vencida

Más sin embargo,

Al contemplar la serenidad de tu mirada

Recuperó la vida.

Envuelta en mis sueños, me miré en tus ojos

Y llorando acaricié tu rostro.

Y el sentir el roce de tus labios

Hizo vibrar mi cuerpo,

Desatando la locura en este encuentro.

De mi corazón hechizado

Emerge la alondra

Que liberada de su prisión

Cruza rauda el firmamento...

Para que cada noche, envuelta en mis sueños

Yo me mire en tus ojos, y seas tú mi dueño.

Lady Halcón

 

 

Si te ha gustado esta página 
agradecería infinitamente tu voto aquí:

Muchas gracias.



Envía este poema a ese alguien especial

Tu nombre: 
Tu  correo:  

Su nombre: 
Su  correo:  

Mensaje que deseas enviar...