No sabes cuanto he deseado mi amor
oir de ti esas palabras, eres mi vida
mi norte, mi guía...eres el sol
que ilumina cada uno de mis días...

Ahora soy yo quien te pide perdón,
por no saber olvidarte, por tenerte
tatuado en lo más hondo de mi corazón,
y no saber como dejar de amarte.



Si yo soy río y tu eres mar
deja que desemboque en ti,
que tu corazón pueda llenar
de este amor sin fin.



Que nuestras aguas se fundan
en una sola, que nuestras mentes
vayan juntas de la mano y se unan
en este mágico mundo para siempre.



¿No te diste cuenta de que te amo?
¿para mi lo eres todo, que no soy un sueño?
¿que sin ti mi vida es en vano?
¿y que de mi corazón sólo tu eres el dueño?



Tengo miedo, ¡ofréceme tu mano!;
enséñame de nuevo el camino para
continuar donde lo dejamos
sin temor a un nuevo desengaño.

Lady Halcón
Sábado 14/04/2001


  

 

Envía esta página a un amigo
Escribe su correo: